Alimentación Vegana

Cuando hablamos de Alimentación Vegana surgen dudas… hay mucha información, diferentes puntos de vista, mitos y dependiendo de la fuente, obtenemos diferentes opiniones, críticas y enfoques sobre el tema. A todo esto hay que añadir que el veganismo está de moda, y hoy se habla de él más que nunca, pudiéndonos llevar una idea falsa o confusa sobre el tema.

Voy a comentar algunas cosas sobre la dieta vegana, que he ido descubriendo en estos últimos años y que me ha ayudado a estar tranquila y a tener una visión más equilibrada sobre el tema.

Llevar una alimentación vegana, sana y equilibrada es posible, tenemos que tener en cuenta que es recomendable hacer el proceso de dejar de consumir animales de forma progresiva, vegetalizando los menús poco a poco, cada persona a su propio ritmo, de tal manera que cuando nos queramos dar cuenta nuestra dieta sera 100% vegetal.

Cuando dejamos el consumo de carne, se teme contraer anemia. Sí que es verdad que la ingestión baja de vitamina B12 (que se encuentra fundamentalmente en productos de origen animal) puede provocar estados carenciales en el organismo, pero podemos evitarlo al consumir alimentos enriquecidos en B12, o consumir alimentos ricos en B12, como la levadura de cerveza, las algas, el tempéh. De todas formas no está muy claro que nuestro organismo metabolize ésta correctamente.

La Vegan Society recomienda cumplir uno de los siguientes consejos:

  • Consumir alimentos enriquecidos 2 o 3 veces al día para obtener el menos 3 microgramos de B12 diarios.
  • Tomar un suplemento de B12 diario que proporcione como mínimo 10 microgramos de dicha vitamina.
  • Tomar un suplemento de B12 semanal que proporcione al menos unos 2.000 microgramos.

Las personas que llevan una dieta vegana, consumiendo cantidades adecuadas de alimentos enriquecidos o suplementos de B12 tienen menos probabilidades de padecer estados carenciales de esta vitamina que los consumidores habituales de carne.

Mi recomendación al respecto es hacerse un análisis de sangre completo para mirar el nivel de B12, y así tenerlo controlado. Nuestro hígado tiene la capacidad de almacenar esta vitamina durante un largo tiempo (hasta casi 3 ó 4 años) con lo que no debemos de preocuparnos de la carencia de esta vitamina al principio de dejar el consumo de carne. Pero transcurrido ese tiempo sí que debemos controlar los niveles en sangre de ésta y si está baja, ingerirla  con uno de los métodos indiciados más arriba.

La dieta vegana es para toda la familia, los niños crecerán sanos y fuertes con el consumo regular de alimentos con un elevado aporte energético (cereales, frutos secos, legumbres, frutas y verduras, algas, germinados, alimentos fermentados todos ellos de procedencia ecológica si es posible),  que asegurarán una ingesta llena de nutrientes de calidad de forma equilibrada y con gran aporte de proteínas.

Existe el mito del calcio y el consumo de lácteos, es cierto que los lácteos aportan calcio, pero debemos de saber que debido a su alto contenido en grasas saturadas bloquea su absorción en el organismo, además el consumo de lácteos regularmente acidifica el PH de la sangre, y el organismo en su afán de mantener la homeostasis, y en este caso de alcalinizar el PH, busca los minerales en los huesos y en los dientes, provocando en la mayoría de los casos osteoporosis y problemas dentales. Encontramos cantidades de calcio superiores de los lácteos en alimentos vegetales, como son los cereales, las algas, los frutos secos, semillas de sésamo, y en las legumbres.

Otro tema que suele preocupar en las dietas veganas es el del hierro contenido en la carne. Al dejar de ingerir ésta podemos pensar que nuestro aporte de hierro se va a ver afectado. Pero hay que saber que hay otro aporte de hierro no hemo, y es el que está presente en los cereales, legumbres, los frutos secos y semillas, las verduras de hoja verde, algas y que nutricionalmente nos va a aportar las cantidades necesarias de éste a nuestro organismo. Sí que es verdad que al organismo le lleva un tiempo de adaptación, por eso es beneficioso hacer la transición de la dieta vegana poco a poco.

 

 

Hemos escuchado muchas veces que las dietas vegetarianas y veganas, que están basadas como su nombre indica en alimentos vegetales, son aburridas, pues bien yo opino que son muy divertidas y creativas. No recuerdo tanto color, variedad de texturas, aromas y sabores en mis platos en mis épocas omnivoras como lo son en la actualidad.

La gran mayoría de las personas que practican el veganismo son activistas defensores los derechos de los animales y se abstienen de vestir o comer cualquier alimento que sea de procedencia animal. Pero esto no significa que todas las personas que sigan una dieta vegana lo hagan por idéntico motivo, ya que lo pueden hacer por respeto al planeta, por salud, o por simple placer. Desde mi punto de vista la mejor manera de ser feliz y estar sano es hacer aquello que resuena en ti, sin llegar a dogmas, modas, dietas, etc. Creo que es bueno tener inspiraciones de filosofías y estilos de vida antiguos, beber de su sabiduría adaptándola a nuestras situaciones y circunstancias.

 

 

 

 

 

Compártelo en tu red social preferida
Share on Facebook8Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0Print this pageEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *