Alimentación ecológica

En lo relacionado con los alimentos ecológicos estamos algo retrasados en comparación con otros países europeos. Todavía se tiene la impresión de que los que se alimentan con este tipo de productos son personas excéntricas, que simplemente toman esta alternativa con el fin de ser diferentes.

Muchos incluso dudan de las ventajas nutricionales de la cocina ecológica, y más aún, lo que supone de favorable para la salud. Fuera de extremismos y únicamente  valorando datos objetivos, los productos ecológicos no llevan productos químicos ni hormonas, y no son manipulados genéticamente; y eso, en sí mismo, ya es bueno.

Además, el lento crecimiento de los vegetales les hace más nutritivos: un tomate “bio” tarda en crecer de 70 a 90 días, mientras que en la agricultura tradicional sólo un mes. Está demostrado por diferentes estudios que los alimentos biológicos o ecológicos tienen hasta un 40% más de antioxidantes; la razón, por ejemplo en los animales, es que las hormonas que se les añaden hacen que los animales retengan más líquido y su carne es menor en base a su peso.

 

575442_619914498057969_1695035065_n

 

Se da la paradoja de que España es el segundo país europeo productor de productos ecológicos y uno de los que menos los consume: el 62% de la población no los consume, o bien por desconocimiento o por que no los encuentra con facilidad. Recientemente un productor de manzanas del País Vasco decía: “muchas veces las regalo, prefiero que las tome la gente de mi pueblo a que vayan a Bélgica, Alemania o a Inglaterra”. 

 

images (14)El productor ecológico rara vez lo es por cuestiones económicas; si lo que se quiere es ganar dinero, lo mejor es tener cuatro cosechas al año, por eso se trata de personas con un perfil similar: gran conciencia con el medio ambiente, amor por la tierra, y una filosofía de comunidad, de economía sostenible y de consumo local y de cercanía. No hay marcha atrás cuando una persona empieza a tomar alimentos ecológicos,  “es una forma de vida que además se necesita compartir”.

 

 

¿Qué es un producto “Bio” o “Eco”?

Son los productos elaborados a partir de materias primas que provienen al menos en un 95% de agricultura ecológica. Su método de cultivo excluye el empleo de productos químicos como pesticidas, herbicidas y abonos químicos. El suelo sólo puede estar fertilizado mediante sustancias naturales. En el caso del ganado, el número de cabezas por superficie esta limitado y su alimentación debe ser también bio, no se utilizan hormonas ni medicamentos químicos para el mantenimiento de la salud del animal.

 

¿Cómo identificar un producto Bio?

Debe mencionar claramente en el paquete en el que se presente “agricultura ecológica” y el nombre del organismo de la Comunidad Autónoma que lo ha certificado. Las palabras Biológico y Ecológico significan lo mismo.

 

¿Todas las personas que toman productos biológicos son vegetarianas?

No, la mayor parte de las personas que en la actualidad toman productos biológicos son familias de clase media concienciadas con las ventajas de estos productos, gente joven, y como comentaba antes el número los consumidores de alimentos biológicos dependerá de el país del que estemos hablando. Afortunadamente hoy en día en España ha surgido un crecimiento sustancial en los dos últimos años de consumidores ecológicos, lo que ha supuesto la apertura de nuevas eco-tiendas , la creación de cooperativas y grupos de consumo especialmente en las grandes ciudades. Es cierto que muchos vegetarianos llevan una dieta totalmente biológica.

 

¿Qué diferencia hay entre la agricultura biodinámica y la ecológica?

La agricultura biodinámica es la ecológica con otras prácticas, como la preparación de composit vegetales específicos que “dinamizan” el terreno, los alimentos biodinamicos deben tener el sello “Demeter”.

 

¿Cuáles son las ventajas de los productos Bio para la gastronomía?

Los alimentos recuperan su sabor más auténtico, ese que tenían cuando éramos niños, porque se producen de una forma similar: los animales viven en el campo, corren y se alimentan con hierba, los vegetales toman su tiempo para crecer, el aceite se prensa en frío, se conservan los alimentos como antiguamente, técnicas como ” la salmuera“, aplicándola por ejemplo en las frutas y verduras, como  los encurtidos, el conocido Chucrut junto con otros fermentos de verdura nos aportan salud intestinal manteniendo nuestra flora intestinal en correcto estado. Con la practica de germinar nuestros propios cereales integrales, semillas y legumbres aumentamos la cantidad de los nutrientes que contienen los alimentos.

 

¿Dónde se pueden adquirir los productos biológicos o ecológicos?

  •  Existen establecimientos especializados en productos Bio. Para saber cual es la tienda más cercana se puede entrar en la web de la Sociedad española de Agricultura Ecológica, en sección de enlaces. La web de APEMCAE tiene un buscador de eco-tiendas. Hay productos ecológicos en grandes superficies con precios más competitivos pero que en la mayoría de las veces no informan de su procedencia. También tenemos la opción de comprar a través de Internet. En mi opinión llevar una alimentación consciente y responsable , es cuando aplicamos el sentido común y compramos los alimentos justos y necesarios para cubrir nuestras necesidades. Estos deberían de ser productos frescos y naturales, de calidad, de temporada y a ser posibles locales y de cercanía, para fomentar una economía sostenible para todos y en especial para aquellos pequeños productores que bien no han podido subirse al tren de la industrialización o que no lo desean por decisión propia.

 

Otra curiosa iniciativa a tener en cuenta es la de cultivar tus propias verduras, se puede obtener información en la pagina  www.huertosecologicos.es que alquilan en Alcorcón -localidad madrileña- pequeños huertos con agua, zonas infantiles, almacen para herramientas, invernadero común, baños… Para que quienes lo deseen puedan cultivar sus productos ecológicos, teléfono 91 619 94 19, la de 45 mts cuesta 40 euros al mes aproximadamente.