Yogur Vegano Fermentado

Si sigues mi blog sabes que me gustan los alimentos fermentados y que disfruto descubriendo las diferentes formas de tener en la dieta diaria alimentos ricos en nutrientes, a ser posible vivos, con gran capacidad digestiva y que nos hagan disfrutar y gozar de sus increíbles y cambiantes sabores y texturas según como los preparemos a la hora de ser ingeridos.

Hay muchas formas de hacer yogures veganos como puedes imaginar. La receta que comparto hoy contigo está elaborada con frutos secos, en este caso he usado anacardos porque fermentan rápido y porque la textura final es cremosa.

Ingredientes para 4 yogures…

  • 150 gr. de anacardos crudos
  • 120 ml. de bebida enzimática : kefir de agua/rejuvelac/té kombucha
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • 1 pizca de sal

Elaboración:

  1. Puedes elegir como quieres fermentarlo, yo prefiero utilizar formas naturales, y en el caso de los yogures y los quesos veganos me gusta hacerlo con kéfir de agua (aquí puedes ver cómo elaborarlo), té kombucha, o rejuvelac. Si no tuvieras ninguna de estas opciones, puedes hacerlo con  probióticos en polvo (los puedes comprar en herbolarios), para ello simplemente diluye en 120ml. de agua 1/2 capsula de probióticos.
  2. Los anacardos tienen que estar remojados un mínimo de 4 horas, a mi me gusta dejarlos toda la noche. El tiempo de remojado es importante para conseguir cremosidad, cuanto más tiempo más cremoso.
  3. Quitar el agua, enjuagar los anacardos  y batir con la bebida que hayamos elegido junto con el limón hasta conseguir una textura cremosa.
  4. Lo colocamos en un bol tapado con una gasa o paño de cocina limpio,  y dejar fermentar 3 ó 4 horas.
  5. Batir de nuevo hasta conseguir una textura cremosa.
  6. Dejar enfriar en la nevera, y el yogur ya estaría listo para su consumo.
  7. El yogur aguanta en la nevera en condiciones óptimas un máximo de 2-3 días.
  8. Cuando lo vayas a tomar, puedes elaborar la combinación que más te guste, abajo sugiero algunas ideas, “DESCUBRE LA TUYA PROPIA”.

Este yogur queda delicioso acompañado de algún sirope; de dátiles, de arroz, de arce, de ágave, de coco, con  un toque de canela, añadiéndole cualquier fruta fresca, o compota casera,  y con granola casera, prueba y encuentra la combinación que más te gusta.

Si no lo fermentamos (simplemente batir con agua) también se hace ideal para añadir a los zumos, sopas y ensaladas, al hacerlo con agua tiene un sabor más dulzón, ideal para postre. Recordaros que en versión fermentada el sabor siempre es más ácido.

Compártelo en tu red social preferida
Share on Facebook5Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0Print this pageEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *